Impuestos y estímulos fiscales para la inversión extranjera en China | Part 2

Reacción del gobierno a la reforma fiscal de Estados Unidos

El 8 de agosto de 2017, el Consejo de Estado de China publicó el “Aviso sobre la promoción del crecimiento de inversiones extranjeras” (Guo Fa no. 39), el cual indica las medidas que se tomarán para impulsar la inversión extranjera directa en China.

  • Reducir aún más las barreras de entrada al mercado para la inversión extranjera. Para ello se requiere, por una parte, implementar un sistema nacional de preadmisión de productos y de gestión de listas negativas, como sucede en las zonas comerciales especiales. Por otra parte, se necesita mayor apertura a la inversión extranjera en industrias como la fabricación de vehículos especiales y de nueva energía, el diseño de barcos y aviones, el transporte marítimo internacional, el transporte ferroviario, servicios de internet, centros de llamadas, agencias de rendimiento, banca, valores y seguros, todos los cuales actualmente tienen requisitos de control de capital mayoritario o empresa conjunta.
  • Formar políticas fiscales y de apoyo tributario. Mediante la exención de impuestos y otros tratamientos preferenciales, el Estado dirigirá la inversión extranjera hacia ciertos sectores estratégicos: servicios de alta tecnología y alto valor añadido, áreas industriales occidentales y nororientales, así como infraestructura y proyectos importantes. También se alentará el establecimiento de sedes regionales en China por parte de multinacionales. La intención de estas medidas fiscales es vincular las preferencias de los inversionistas extranjeros con los intereses del Estado, en particular el establecimiento de sedes regionales, la reestructuración de las empresas nacionales en dificultades y las inversiones en regiones económicas rezagadas.
  • Perfeccionar el entorno de inversión en las zonas de desarrollo a nivel nacional. Esto permitirá agilizar las aprobaciones administrativas y optimizar los servicios, además de introducir más empresas extranjeras manufactureras e impulsar el comercio relacionado con la parte superior de la cadena industrial global.
  • Las mejoras en las políticas relacionadas con las zonas de desarrollo a nivel nacional pueden ser benéficas. Sin embargo, cabe señalar que la mayoría de estas zonas de desarrollo son provinciales o locales, por lo que es posible que dichas políticas también busquen expandir la influencia del gobierno central en relación con el poder político local. Además, las políticas se dirigen principalmente a la fabricación y no al sector de servicios, el cual es de crecimiento más rápido.
  • Facilitar la entrada y la salida de talentos extranjeros. Este ítem básicamente ofrece una bienvenida más amplia a talentos y expertos extranjeros de alto nivel. No obstante, es probable que esta medida sea más relevante para los empleados de entidades nacionales que para los de empresas con inversión extranjera (FIE). Además, restricciones estrictas en el acceso a internet han socavado estos esfuerzos.
  • Optimizar el entorno empresarial. Este ítem requiere mejorar urgentemente el sistema legal y el nivel de servicio para inversión extranjera, garantizar la libre remisión de dividendos e intereses extranjeros, propiciar el intercambio de información de gestión y coordinación de negocios, ofrecer incentivos a las FIE para que participen en la optimización y reorganización de las empresas nacionales, proteger la propiedad intelectual (PI) de las FIE, mejorar la competitividad de la investigación y el desarrollo y, por último, mantener la estabilidad de las políticas de inversión extranjera.

Si bien el aviso 39 se puede tomar como un signo de la intención del gobierno de relajar aún más las restricciones a la inversión extranjera, especialmente en los sectores de servicios financieros no estratégicos, los inversionistas deben ser precavidos al hacer sus planes con base en el aviso.

Por otra parte, dando cumplimento al aviso 39, el 27 de diciembre de 2017 el Ministerio de  Finanzas, la Administración Estatal de Impuestos, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma y el Ministerio de Comercio publicaron conjuntamente otro aviso, el Cai Shui no. 88, el cual establece el régimen de aplazamiento de impuestos.

Régimen de diferimiento. Conforme a las normas impositivas chinas, las ganancias distribuidas de una subsidiaria china a un accionista de una empresa no residente están sujetas a un impuesto de retención de ingresos de 10 %. El aviso 88 permite que la empresa no residente difiera el pago de impuestos sobre estas ganancias si, entre otras cosas, reinvierte los dividendos en industrias alentadas por el gobierno chino. Así, la empresa no residente no tendría que pagar el impuesto de retención de ingresos de 10 % (o menos, si hay un tratado impositivo aplicable) en el momento de la distribución del dividendo. Mediante esta fórmula, el gobierno busca alentar a las multinacionales a mantener esas ganancias en China.

El diferimiento de impuestos sobre dividendos según el aviso 88 aplica a los dividendos derivados a partir del 1º de enero de 2017. Por tanto, una empresa no residente que pagó impuestos sobre los dividendos que se distribuyeron después de esta fecha, pero antes de la emisión del aviso 88, puede reclamar un reembolso fiscal dentro de los tres años posteriores al pago de impuestos, siempre y cuando los dividendos califiquen para el aplazamiento de impuestos.

Este régimen de diferimiento recuerda a las reglas de exención de impuestos anteriores a 2008, que exoneraban permanentemente a un inversor extranjero de la retención de impuestos sobre los dividendos recibidos de una empresa con inversión extranjera. Sin embargo, a diferencia de las reglas anteriores a 2008, el aviso 88 requiere que la empresa no residente devuelva el impuesto diferido de retención de dividendos después de recuperar la reinversión mediante transferencia de acciones, rescate, liquidación, etc. Hay una excepción para los casos en que la reinversión se recupere debido a una reestructuración de la empresa en la que se reinvirtieron las ganancias.

Requisitos sustanciales. Una empresa no residente puede disfrutar del tratamiento de diferimiento del impuesto sobre dividendos si:

  • La empresa no residente utiliza los dividendos para la inversión directa. La inversión directa se refiere a inversiones tales como el aumento de capital en una empresa residente existente, la formación de una nueva empresa residente y la adquisición de acciones de una empresa residente de una parte no relacionada. La empresa en la que se invierta no debe ser una empresa cotizada en la bolsa de valores a menos que la inversión constituya una inversión estratégica calificada.
  • Los dividendos se distribuyen a partir de las ganancias acumuladas de la empresa distribuidora. Aunque el aviso 88 sólo aplica a los dividendos derivados a partir del 1º de enero de 2017, las ganancias a partir de las cuales se distribuyen estos dividendos pueden haberse obtenido antes de esa fecha.
  • Los dividendos en efectivo se transfieren directamente de la cuenta bancaria de la empresa distribuidora a la cuenta bancaria de la empresa en la que se reinvertirán las ganancias. Para los dividendos en especie o en forma de valores negociables, el título de las respectivas propiedades o valores debe transferirse directamente de la empresa distribuidora a la que recibe la inversión.
  • La empresa que recibe la inversión lleva a cabo actividades comerciales en una industria alentada por el gobierno. Éstas son las que figuran en el Catálogo de industrias alentadas para la inversión extranjera, el Catálogo de inversión extranjera o el Catálogo de industrias prioritarias para la inversión extranjera en China central y occidental.

El aviso 88 establece que la adquisición de acciones de una empresa residente de una parte no relacionada califica como inversión directa. Sin embargo, si los dividendos disfrutan del tratamiento de diferimiento de impuestos en tal escenario de adquisición, pueden surgir problemas potenciales:

  • En una adquisición de acciones, a veces se requiere que las partes transfieran capital a una cuenta de depósito en garantía. Como el aviso 88 limita el flujo de fondos y exige que los dividendos se transfieran directamente de la entidad distribuidora al cedente, el vendedor y el comprador deben negociar cuidadosamente las disposiciones de pago en el contrato de compra de acciones y estructurar el flujo de fondos para que el comprador pueda disfrutar del aplazamiento del impuesto al dividendo.
  • El aviso 88 no diferencia entre un vendedor extranjero y un vendedor doméstico, por lo que presumiblemente ambos escenarios serían aceptables. Esto sorprende porque, si el vendedor es una entidad extranjera, el dividendo se pagará de China como contraprestación por adquisición de capital y esto es contrario al propósito del aviso. Además, si el vendedor es una entidad extranjera, la remesa de los dividendos como contraprestación de adquisición de capital a la cuenta bancaria extraterritorial del vendedor puede encontrar dificultades de tipo de cambio, ya que no existe una transacción subyacente entre la empresa distribuidora y el vendedor. Las multinacionales deben planificar, gestionar y documentar cuidadosamente el flujo de fondos a fin de mitigar tales dificultades cambiarias.

Efecto en las multinacionales. Al tener la capacidad de evitar el impuesto de retención inmediato sobre la distribución de dividendos, las multinacionales se ven directamente afectadas por el régimen de diferimiento de impuestos del aviso 88. Sin embargo, este diferimiento de impuestos no es una exención fiscal permanente y, por tanto, proporciona principalmente un beneficio fiscal equivalente al valor temporal del impuesto diferido. Así, esta medida de diferimiento de impuestos incentiva a las multinacionales a mantener sus ganancias en China en el largo plazo. En contraste, una exención de retención de impuestos no lograría el mismo resultado, pues la reinversión del dividendo en China sería sólo temporal.

El aviso 88 refleja una tendencia global: las jurisdicciones locales están tomando un paso tras otro para mejorar la competitividad de sus regímenes tributarios y, de esa manera, atraer inversiones. En el lenguaje oficial que acompaña al aviso 88, el gobierno chino declara que la nueva medida se implementó principalmente debido a dos razones:

  1. La inversión extranjera desempeña un papel cada vez más importante en el crecimiento económico chino.
  2. Otros países han emitido políticas diseñadas para fomentar la inversión nacional.

El segundo punto puede una insinuación a la reciente reforma fiscal de Estados Unidos, que contiene elementos para alentar la repatriación de las ganancias de las subsidiarias extranjeras a sus oficinas centrales en EE. UU. en forma de dividendos. Por tanto, cuando una empresa multinacional de EE. UU. considera si repatriar las ganancias de las operaciones chinas según la nueva ley tributaria de EE. UU.

Dadas estas circunstancias, las empresas multinacionales que acumulan ganancias en las subsidiarias chinas y planean aumentar su inversión en China deben buscar estrategias que les permitan disfrutar del aplazamiento del impuesto al dividendo. Por ejemplo, si una multinacional planea reinvertir los dividendos de fuente china en China, debe tomar en cuanta que el aviso 88 puede proporcionarle beneficios de flujo de efectivo. Otro aspecto a considerar es que el aplazamiento de impuestos sólo aplica si la reinversión se hace en industrias alentadas. En consecuencia, las multinacionales también deben evaluar si las actividades comerciales de la empresa en la que planean reinvertir los dividendos realmente son parte de una industria que el gobierno busca alentar. Las empresas multinacionales tampoco deben olvidar que el aplazamiento del impuesto al dividendo está sujeto a estrictas condiciones de flujo de fondos, por lo que deben planificar, gestionar y documentar cuidadosamente dichas transacciones.

Por último, cabe señalar que el aviso 88 requerirá aclarar ciertos asuntos, como el umbral del porcentaje de ingresos para determinar si la empresa reinvertida opera en una industria alentada, el tratamiento fiscal indirecto si las propiedades se transfieren de la empresa distribuidora a la reinvertida y el cálculo del impuesto sobre los dividendos si una MNC utiliza tanto dividendos como otros fondos en el capital de una empresa reinvertida y recupera parcialmente dicha inversión de capital más adelante. Las multinacionales deben trabajar estrechamente con sus asesores fiscales para monitorear estos asuntos.

La reforma fiscal de Estados Unidos plantea un desafío para la apuesta de China de atraer y mantener inversores extranjeras, ya que podría llevar a la repatriación de las ganancias de empresas estadunidenses. Sin embargo, la reacción del gobierno chino muestra su intención de promover el crecimiento de la inversión extranjera, mejorar la calidad de la misma y fomentar que los inversionistas extranjeros expandan de manera continua su inversión en el país.

Normas internacionales que protegen la inversión extranjera
Convenios bilaterales de inversión firmados por China China ha firmado acuerdos bilaterales de inversión con varios países
Organismos que ofrecen asistencia en caso de desacuerdo CIETAC, Comisión Internacional de Arbitraje Económico y Comercial (siglas en inglés)
ICSID, Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones
Miembro de la Agencia Multilateral de Garantía de las Inversiones (MIGA) China es firmante de la Convención de MIGA

Consideraciones finales

Los esfuerzos del gobierno chino para adaptar su economía a las recomendaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) han llevado a un conjunto de reformas en el ámbito fiscal que afectan al inversor extranjero.

En efecto, hasta 2006, los beneficios de las empresas extranjeras establecidas en China se gravaban con una alícuota impositiva de 33 %, pero a partir de 2008 entró en vigor una tasa impositiva única para empresas chinas y extranjeras de 25 %. El sistema de incentivos sigue existiendo con el objetivo de fomentar inversiones en determinadas regiones y sectores clave para el desarrollo de la economía china, y no hace distinción entre empresas chinas o extranjeras.

Preguntas frecuentes

¿Son muy complicados los trámites para constituir una empresa en China?

El proceso de constitución de empresas extranjeras en China es relativamente complejo. No obstante, durante los últimos años se han realizado grandes esfuerzos para agilizarlo. Los trámites se han simplificado y los plazos se han acortado gracias a que ha mejorado la coordinación entre las dependencias encargadas de la aprobación. A pesar de estos esfuerzos, la duración y la complejidad del proceso dependen en gran medida de la provincia o el municipio en donde se pretenda constituir la empresa. Por ejemplo, según datos del Banco Mundial, Cantón (Guangzhou) es una de las ciudades en las que más sencillo resulta constituir una sociedad, lo que podría suponer un plazo de entre uno y dos meses. En general, las ciudades costeras con mayor desarrollo son las que más facilidades presentan, mientras que en otras zonas el plazo de aprobación podría llegar a demorarse hasta seis meses.

¿Se pueden repatriar los beneficios y el capital? ¿Cómo?

Los inversores extranjeros en empresas mixtas o empresas de capital extranjero pueden repatriar sus beneficios una vez al año, tras haber pagado los impuestos correspondientes y haber entregado el informe de auditoría de una agencia de contabilidad autorizada. Tras el pago de impuestos y antes de la distribución de beneficios, la empresa extranjera debe realizar una asignación de 10% al fondo general de reserva, hasta que dicho fondo alcance la mitad del capital registrado de la compañía.

2018-05-22T16:17:03+00:00 mayo 14, 2018|Blog, Sin categoría|0 Comments